26 jun. 2014

Los que andan rodando: La Kombi Rutera

La Kombi Rutera es el viaje de Maru y Martín a bordo de una camioneta VW modelo 83 llamada Huella. Un camino desde Argentina a México (ida y vuelta) haciendo radio en el camino. “Es un viaje personal, de descubrimiento, conocimiento, aprendizajes, que decidimos compartir haciendo programas de radio y abriendo una página web, donde invitamos a más gente a viajar con nosotros. De esta manera podemos dar a conocer las diferentes culturas, tradiciones, personas, comidas, bebidas, lugares y experiencias que vamos viviendo”, cuentan los chicos desde México.
El sueño de estos jóvenes periodistas y productores de radio y tv, oriundos de Capital Federal, ya lleva recorridos 13 países y todavía recuerdan sus antecedentes trotamundos: “Siempre nos gustó viajar y admirábamos a aquellos que hacían de eso una forma de vivir. Al principio nos íbamos de vacaciones 10, 15 a los sumo 20 días. En el 2009 juntamos vacaciones en el trabajo y viajamos por 2 meses a Europa. Un año después redoblamos la apuesta, pedimos licencia por 6 meses en las radios donde estábamos trabajando, y seguimos conociendo Europa del Este, algo de África y bastante de Asia”. Fue después de este viaje que sus cabezas hicieron un clic y la idea nació: “Nos surgieron muchas ganas de conocer nuestro continente, así que a la vuelta comenzamos a buscar información y nos encontramos con muchos viajeros recorriendo Latinoamérica en combi, moto, bicicleta, a dedo y nos dijimos `si otros pueden ¿por qué no vamos a poder nosotros?’.

La combi atrae mucho a la gente y los ayuda a entablar relación. Por eso, ambos aseguran que lo más lindo del viaje es hacerse amigos más allá de compartir una hora, un día o una semana. “En el mundo hay más gente buena que mala, personas que siempre están para ayudarte, solamente que los malos suelen tener más prensa porque tristemente existe un morbo que hace que vendan más las malas noticias”, asegura Maru y destaca como uno de los mejores momentos del viaje la última Nochebuena: “La pasamos en un Cuartel de Bomberos y salimos con Huella a repartir regalos de Navidad que habíamos recolectado con donaciones que la gente nos dio en el camino. Fue precioso”.  

La experiencia les indica que uno puede proyectar pero el futuro se va construyendo sobre la marcha y todo va cambiando, incluso ellos y sus elecciones. Lo que tienen claro es que, de instalarse, les gustaría vivir alejados de la gran ciudad, en contacto con la naturaleza y sin tanto cemento y contaminación: “Queremos tener un lugarcito para recibir viajeros y de alguna manera retribuir todo el agradecimiento que sentimos por quienes nos recibieron durante éste viaje y también agrandar la familia, pero eso sí, nunca dejar de viajar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...