24 feb. 2014

En furgo por América: Joel, Magalí y “La Gurrumina”




¿A quién no se le pasó alguna vez por la cabeza emprender un largo viaje, de esos sin escalas ni horarios ni tiempos programados? ¿Salir desde el Sur hacia el Norte, descubriendo el abanico de culturas y paisajes que nuestra América nos ofrece? Joel y Magalí pasaron del deseo a la acción aprovechando al máximo sus espíritus jóvenes y aventureros. La compañera de viaje es "La Gurrumina", una Kombi modelo 85.
 
Así es que, Joel  Lichtenstein, quien cumplirá 27 años el día de la partida, músico, que hasta el año pasado trabajó como pianista acompañante en el Seminario de Danza Clásica del Teatro San Martín e integrante además de un trío de latin jazz, junto a Magalí Maffrand, de 22 años, flamante egresada de la carrera de fotografía, partirán el próximo 24 de febrero hacia una aventura que les llevará entre dos y tres años. “Vamos sin apuros, recorriendo a la velocidad del paisaje, compartiendo nuestra música y nuestras fotografías” explican.

Tanto el recorrido como el tiempo de estancia en cada lugar no están estipulados según comentan estos jóvenes cordobeses a HOY DÍA CÓRDOBA, por la sencilla razón de que prefieren dejar  algunas cosas al azar y dar lugar a la sorpresa de los sucesos propios del viaje. “Es toda una gran aventura” confirma Joel. Según la pareja, lo único estipulado es el lugar de salida, el viaje comenzará desde el Norte del país. “Saldremos desde Jujuy para luego pasar a Chile por el paso de Jama, y continuar subiendo por Perú y conocer Machu Picchu, que es un lugar que queremos visitar hace mucho tiempo” explica Magalí. Como el sueño concluye al conocer todo el continente, el objetivo final de estos jóvenes es llegar a Alaska, y luego sí emprender el regreso a Argentina.

Pero, ¿cómo se solventa un viaje de tal magnitud? Más allá de los ahorros necesarios para arrancar con la misión, en muchos casos, y este es uno de ellos, la seguridad económica no suele ser un requisito indispensable, según sus palabras los ahorros no son muchos ni tampoco el cálculo de lo que les demandará en dinero esta travesía. “No salimos con una gran cantidad de ahorros y tampoco sabemos cuánta plata vamos a necesitar, pero estamos seguros que será menos de lo que uno está acostumbrado a gastar normalmente, ya que no tendremos ningún gasto fijo (alquiler, internet, teléfono, gas, luz, etc.)” explica Joel. Los gastos más importantes serán en nafta, comida  y algún que otro repuesto, eventualmente, para la kombi, “los cuales iremos solventando haciendo música, vendiendo postales, cuadernos artesanales, tejidos, las ideas son infinitas y  nos vamos a ir adaptando de acuerdo a cada lugar” aclara, optimista.

Los kilómetros que andarán sobre ruedas para acercar el Sur del continente con el Norte, según sus cálculos, serán aproximadamente unos 30.000 kilómetros. Lo harán en "La Gurrumina", una Kombi VW modelo 85, amarilla y ¡sonriente! Según dice Magalí. Está equipada con una cama doble, una bacha para lavar la vajilla, un hornito y una mesa.”Será nuestro hogar móvil por el tiempo que dure nuestra aventura.”

La decisión del viaje, según cuenta esta pareja, llevó un proceso de planificación bastante extenso, una vez que se animaron a emprenderlo. Luego del “sí”, vino el gran paso, comprar la kombi. Y es allí, con “La Gurrumina” en la puerta, donde empieza a concretarse el sueño. “Poco a poco le fuimos haciendo las modificaciones  necesarias para convertirla en nuestro  casita.  Sinceramente en este proceso nos ayudaron mucho  nuestros familiares y amigos, han invertido mucho tiempo y energía en ayudarnos” destaca el músico de este dúo.

En cuanto a la documentación necesaria para ingresar en algunos territorios, más allá de contar con pasaporte, decidieron lanzarse sólo con éste y gestionar las visas de Estados Unidos y Canadá cuando estén próximos a acercarse a un país de Centroamérica. “Esta metodología la elegimos luego de hablarlo con otros viajeros, de leer sobre experiencias ajenas y escuchando distintas opiniones” afirman.

Toda aventura tiene un comienzo disparador, en este caso para Joel y Magalí, además de gustarles viajar, les pasaba que cuando lo hacían en vacaciones el tiempo nunca alcanzaba para todo lo que querían hacer. Fue así que nació la idea de viajar sin tiempos, y hacerlo recorriendo nuestro propio continente. “Tenemos algo de nómades, esta idea comenzó a concretarse hace poco menos de un año, compramos la kombi en abril” nos cuenta la fotógrafa, y agrega: “lo que nos motiva a viajar son las ganas de aprender y crecer conociendo las diferentes culturas y costumbres, vivir nuevas experiencias y compartir”.

Cuales serán esos objetos indispensables y personales que cargaran en la kombi, les preguntamos con curiosidad, “llevamos los mismos objetos que nos acompañan desde hace años, es decir el piano y las cámaras, esos van en primer lugar, luego llevamos lo mínimo e indispensable, ya que el espacio es reducido y nos obliga a ser selectivos, pero no dejamos de lado algunos libros, mucha música para escuchar en la ruta, repuestos y herramientas”.

La reflexión final de esta joven e intensa pareja, antes de partir, tiene que ver no sólo con la vivencias que cada destino les ofrecerá, sino más aun con la propia convivencia, en el encuentro entre compañeros de viaje, y también con el propio encuentro, más individual. “Sin duda este viaje será una experiencia para crecer como personas y como compañeros de aventura, para valorar aún  más todo lo que se tiene desde lo material y las comodidades, hasta la familia, amigos y seres especiales que se crucen en el camino” cierra Joel, y completa Magalí “será una oportunidad para aprender a confiar en la vida misma, dejar que las cosas sigan su curso natural y dejarse sorprender por la hermosura de la diversidad cultural de América.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...