29 oct. 2016

Samaín en Galicia, festividad más antigua que Halloween

La festividad se llama Samhain, Samahín o Samaín, dependiendo de la zona, ya que se trata de una festividad de origen celta y por lo tanto extendida por diversos países y regiones de Europa, es decir, Escocia, Gales, Irlanda, Cornualles, Bretaña y Galicia. En Galicia se llama Samaín. Y precisamente esta festividad celta, trasladada a los Estados Unidos por los emigrantes irlandeses en el siglo XIX, fue el origen del Halloween norteamericano que conocemos hoy en día.

 En Galicia, el Samaín se celebra desde tiempos inmemoriales, aunque con épocas de auge o de decadencia dependiendo de las zonas y de las vicisitudes de la historia. El sentido que tiene el Samaín es doble, por una parte significa el final del verano y de las cosechas y el principio de la época oscura del año. Por otra parte, la noche del 31 de octubre es la noche de los muertos, se supone que esa noche los difuntos tienen derecho a pasearse por el mundo de los vivos. Cuando Europa fue cristianizada, la iglesia recogió esta fiesta pagana que existía en el mundo celta y la reconvirtió en algo religioso, decretando que el 1 de noviembre se celebraría la Fiesta de Todos los Santos, y el 2 de noviembre la Fiesta de Difuntos.


 Desde entonces y hasta el momento actual, en Galicia, como en las otras zonas celtas, del 31 de octubre al 2 de noviembre se celebra una doble festividad, por un lado de sentido cristiano, honrando a los difuntos asistiendo a misas en su honor y acudiendo a los cementerios a visitar las tumbas de los familiares fallecidos y llenarlas de flores. Por otro lado el Samaín, en que se siguen practicando tradiciones y ritos heredados de los celtas, aunque con algunos cambios. En la época celta, esa noche la gente colocaba en los muros, en los vanos de las paredes o en las ventanas calaveras de verdad con velas encendidas en su interior, que servían para ahuyentar a los espíritus malos, calaveras que fueron suistituídas por calabazas huecas también con una vela encendida en su interior, costumbre que ha perdurado hasta nuestros días.

 Los celtas se reunían en torno a una hoguera y celebraban la festividad del Samhain o Samaín con alimentos, bebidas y cuentos que recordaban a sus difuntos. Actualmente en Galicia se sigue celebrando la festividad del Samaín con la misma esencia, aunque las formas han sido modernizadas. A menudo se hace coincidir el Samaín con el Magosto, una fiesta popular en que se asan y se reparten castañas. No tiene fecha fija, se suele hacer un fin de semana o víspera de festivo a finales de octubre o principios de noviembre. Cuando Samaín y Magosto se realizan conjuntamente, se organiza una fiesta popular con elementos similares a los de los celtas: fuego, comida, bebida y relatos de difuntos. En estas fiestas populares hay castañas asadas al fuego, refrescos, vino, y queimada con conjunos para ahuyentar a las meigas y malos espíritus. También se organizan concursos gastronómicos de platos realizados con calabazas o castañas como ingredientes principales, y concursos infantiles y juveniles de cuentos de miedo.

 En el Samaín también se sacan en desfile o cabalgata las calabazas, grandes protagonistas de esta festividad en Galicia. Son calabazas que los niños han preparado previamente para la festividad del Samaín con gran esmero, vaciándolas y después tallándoles una cara lo más terrorífica posible, colocándoles una vela dentro. Después de la cabalgata, las calabazas se exponen y suelen ser objeto de concursos y premios a las mejores elaboraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...