23 may. 2013

Lviv, capital de ‘la otra’ Galicia




Fundada por los celtas, la Galicia centroeuropea se encuentra hoy dividida entre Polonia, Eslovaquia y Ucrania. Lviv sería su capital, una de las ciudades más desconocidas de Europa pese a ser Patrimonio de la Humanidad desde 1998.

La historia de Lviv -hoy ciudad ucraniana por mor de los caprichosos repartos territoriales de posguerra- es tan rica y variada como la de las comunidades que la hicieron prosperar. Fundada en 1256 por Danilo Romanovich, Príncipe de Galicia, al pie del impresionante castillo que dominaba la llanura, Lviv -llamada así en honor de su hijo Lev (León)- fue considerada desde el principio capital del principado.

Debido a su estratégico emplazamiento en un cruce de caminos donde confluían todos las rutas de oriente y occidente, la ciudad prosperó rápidamente, convirtiéndose en un importante centro comercial y de negocios en los siglos XVI y XVII, cuando alcanzó su apogeo bajo el impulso de los numerosos nobles, clérigos y mercaderes que llegaban de todas partes atraídos por su leyenda de ciudad libre y próspera.

Basta pasear por las estrechas calles de su centro histórico para apreciar la diversidad de estilos arquitectónicos que van del gótico de algunas iglesias, al magnífico barroco de palacios y villas o al renacentista de muchas casas señoriales, y es que Lviv siempre fue un centro cosmopolita, en el que convivían comunidades de mercaderes armenios, vinateros judíos, nobles polacos, alemanes, griegos, tártaros, ucranianos... cada uno en su barrio, alrededor de su iglesia, con sus propias costumbres, hasta el punto de que podría hablarse de una ciudad de ciudades.

Variedad de cultos


 Aunque Leviv es hoy un gran urbe de más de un millón de habitantes, que ha crecido como un anillo alrededor de la prominente colina del Castillo, su centro histórico se circunscribe a la antigua ciudad fortificada, rodeada de fosos y terraplenes de los que ya no queda ni rastro, a no ser el impresionante Arsenal que ha sobrevivido incólume los asedios tártaros, o el Polvorín, donde se guardaba la pólvora tras sólidos muros de piedra de varios metros de espesor.

Pero aún siendo muy destacables estos monumentos militares, lo que verdaderamente sorprende en el casco antiguo de Lviv es el número y variedad de templos y construcciones religiosas, como el monasterio de los Bernardinos, en realidad un fuerte amurallado para proteger la iglesia de San Andrés, la Catedral Latina –la única reliquia gótica que sobrevivió al terrible incendio de 1527-, la Iglesia Armenia, la de los Dominicos, la de los Jesuitas -que tras ser expulsados del barrio Judío, levantaron la iglesia de San Pedro y San Pablo y, junto a ella, un colegio que se convertiría en 1661 en la primera universidad de Ucrania y un observatorio astronómico que desgraciadamente no ha sobrevivido-.

También la Iglesia de San Nicolás, la más antigua de todas, con sus muros de piedra, su entrada baja, su forma de cruz, al más puro estilo kievita, que era utilizada ya en 1294 como capilla privada de los príncipes de Galicia. Construidas durante la dominación polaca como templos católicos, la mayoría de estas iglesias han terminado curiosamente dedicadas al culto uniata, una especie de híbrido entre el rito católico romano y el ortodoxo griego.

La ciudad medieval

En un extremo del amplio paseo ajardinado por donde corría el río Plotva -hoy soterrado-, las elegantes líneas neoclásicas del Teatro de la Ópera, que los levivitas tienen por el segundo mejor de Europa, después del de París, contrastan con el moderno monumento al gran poeta nacional Taras Schevchenko, lugar universal de encuentro y celebración.

A un paso queda el corazón de la ciudad medieval, la antigua plaza del Mercado, en cuyo centro se eleva la torre del Ayuntamiento. Las mejores casas del Lviv histórico son las que forman los cuatro lados de la plaza, apoyándose unas sobre otras con el mismo desorden y solidez que una ringlera de dientes viejos. Como en Praga, en Lviv cada fachada es distinta; cada puerta, única; cada estilo, sorprendente.

Fuente: www.ocholeguas.com

1 comentario:

  1. Gracias por presentarnos esta magnífica entrada. A considero moi interesante,ahora quedo con gañas de ir visitar ese fermoso lugar.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...