5 ene. 2012

Cuando la furgoneta puso significado a la libertad

 

 Llega el buen tiempo, los primeros rayos de sol, el calor, la playa, la montaña… A fin de cuentas todos buscamos evadirnos unas horas, días o semanas, buscando la libertad… libertad de los horarios, de las rutinas, de las responsabilidades.
Buscando esa libertad, nació en los años 50 la figura del “camper”. Poco a poco se fue adaptando a las tendencias creativas y liberales de los 60. En principio, la figura del campista se basaba en un vehículo lleno de todos los trastos necesarios y con toda la familia en su interior, que se dirigía a pasar unos días a algun lugar bonito. De esa ansia de libertad, de poder moverse en cualquier momento y sin necesidad de grandes preparativos, nacen las furgonetas-vivienda o campers, donde se adaptaba como vivienda la parte destinada a carga, colocando una cama, una mesa y una pequeña cocina.


De todas las furgonetas disponibles en aquella época, recordamos a la más entrañable
Fue después de la Segunda Guerra Mundial que Ben Pon, un importador holandés de Volkswagen, se le ocurrió la idea de crear una furgoneta basada en el VW Beetle.
Propuso la idea al director ejecutivo de Volkswagen Heinz Nordoff, en 1948. Al año siguiente, la furgoneta VW nació, dado a conocer al mundo en el Salón del Automóvil de Ginebra.
La sencillez y la versatilidad de la camioneta VW le permitió presentarse en muchas formas diferentes para muchas funciones diferentes, ambulancias, minicamiones, furgonetas, autobuses y, por supuesto, es la forma más popular, como una autocaravana.


 En pleno siglo XXI, rodeados de un sinfin de modernidades, seguimos necesitando evadirnos… buscando la libertad  “camper”.

 Extraido de  Beregord

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...