22 ago. 2011

''El párking de Lugo está bien, pero es una locura llegar a él''

El aparcamiento para autocaravanas de Lugo, situado junto al Palacio de Deportes, ha sido esta semana el lugar de descanso de un matrimonio andaluz que ha compartido vecindario con otros siete vehículos de forma temporal.
Guillermo y Juana, un biólogo y una pintora, son dos aficionados a viajar que desde hace diez años usan la autocaravana como medio de transporte. Su último viaje los ha traído, después de más de una semana por el norte de España, hasta Lugo, una de las pocas ciudades españolas que no habían visitado.
En relación al estado de la zona acondicionada en Lugo para este tipo de vehículos, resaltan su buen estado y la disponibilidad de espacio, pero aseguran que la información para llegar hasta el párking «es una locura». «Las guías que ofrecen los datos sobre cámpings y párkings son caóticas, solo las entiende alguien que conozca la zona», sentencia Guillermo, que se ve obligado a estar pegado al mapa continuamente.
La crítica no afecta solo a Galicia, sino que la misma situación se da en el resto de comunidades españolas, asegura esta pareja, que lamenta el «retraso» de España respecto a otros países europeos. «España todavía no está preparada para esto», opina Guillermo.
El matrimonio denuncia también la dificultad para abastecerse de agua debido a la falta de homologación de las tomas en las gasolineras, así como algunas deficiencias en las zonas adaptadas para autocaravanas o, directamente, la falta de parkings. Las cifras lo corroboran. En todo el territorio español hay 600 áreas para autocaravanas, frente a las más de 5.000 francesas.

Anécdotas

La parte positiva de las complicaciones son las anécdotas que surgen de ellas. Los andaluces cuentan las dificultades que han tenido para pasar por ciertas calles, provocando algún que otro atasco o viéndose obligados a circular marcha atrás para poder retomar la circulación. «Cuando llegamos a Lugo seguimos las coordenadas de la guía, pero cuando nos dimos cuenta estábamos en el casco histórico de la ciudad», cuenta Guillermo.
Pese a los pequeños problemas y a algunos momentos de estrés para localizar los aparcamientos y áreas próximas de descanso y sombra, Juana y Guillermo están muy satisfechos con esta forma de viajar, que les ha permitido recorrer muchos rincones del país.

Guillermo revisa un mapa en su autocaravana



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...